Ribera del Duero

Ribera del Duero

La D.O. Ribera del Duero se encuentra ubicada en la meseta norte de España, en concreto en Castilla y León. Es a principios de los años 70 el momento en que comienzan a aparecer estilos de vinos nuevos y distintos métodos de cultivo con los que se logra dar a conocer a todo el mundo esta zona de vides de gran calidad.

Más de 110 kilómetros de largo y 35 de ancho es la extensión que ocupan los viñedos que se extienden por la D.O ribera del Duero. En su interior se encuentran 102 municipios en total repartidos en Castilla y León, en Burgos, en Valladolid, en Soria y en Segovia.

Variedades permitidas

Son pocas las variedades que están autorizadas para elaborar los caldos que cuentan con denominación de origen Ribera del Duero. Una de ellas es el tempranillo o Tinta del País. Es la variedad por excelencia de esta zona y se exige que todos los caldos se elaboren con al menos un 75% como mínimo de esta uva.

Las uvas Merlot, Malbec y Cabernet Sauvignon también están autorizadas, al igual que las de Albillo y Garnacha, aunque estas dos últimas tan solo en pequeñas cantidades.

Clima y suelo

El clima es uno de los factores que influyen en la calidad de estos caldos de España. Las bajas temperaturas y el contraste de las mismas entre la noche y el día, especialmente en la época de maduración de las uvas, dan como resultados unos caldos llenos de estructura, color y casta.

Los suelos son igualmente decisivos en esta calidad. Terrenos que regulan la humedad y retienen el calor para alimentar mejor las raíces de las vides, se convierten en protagonistas de lujo de los viñedos de estas tierras en la que los vinos tintos son la estrella, pero en la que se elaboran también excelentes vinos rosados.

Una ruta de ensueño

Muchos años de vida son los que tiene ya la popular ruta de esta área de España que ya ha conseguido consolidarse como un destino de interior turístico a nivel nacional, siendo una de las tres rutas españolas más visitadas. Bodegas, alojamientos, museos, restaurantes, enotecas, comercios e incluso centros de interpretación, son algunos de los establecimientos que se encuentras adheridos a este proyecto turístico nacido en el año 2006.

Bodegas imprescindibles

Son más de 300 bodegas las que conforman esta popular denominación de origen de las cuales 56 se encuentran adscritas a la ruta anteriormente mencionada. Entre las más populares se encuentran las bodegas de Alejandro Fernández Tinto Pesquera, un centro que cuenta con más de cinco siglos de historia. Las bodegas Arzuaga Navarro son un imán para los turistas con sus más de 1400 hectáreas repletas de viñedos, pinos, encimas, ciervos y jabalíes.

Una parada imprescindible es en las bodegas de El Lagar de Isilla, una finca colosal de estilo colonial ubicada junto al monasterio de Sta. María de Vid. En las bodegas Emilio Moro se entremezclan la innovación y la tradición en las bodegas Emina, además de elaborar excelentes caldos, se ha creado un prometedor programa en el que se intenta aprovechar todas las propiedades de las uvas a través de una línea de cosméticos.

Norman Foster, el famoso arquitecto británico, es el creador de las bodegas Portia, un edificio que consiguió el premio al mejor diseño de toda Europa en el 2011, concedido por el Royal Institute of British Architects. Bajo la montaña sobre la que se levanta el castillo de Peñafiel, hay 2 kilómetros con galerías subterráneas conocidas como bodegas Protos.